Recuerde que el BDSM, como práctica erótica, siempre se basa en el consentimiento de los participantes.... ¡todo con mucho amor! No espere más!